El perro: guardián de las fronteras I

perros-técnica


Es habitual que tengas un perro como mascota en casa, como otro integrante de la familia. Pero, los canes en los aeropuertos, puertos o cruces de frontera tienen otro rol: descubrir, prevenir y neutralizar las actividades de introducción ilegal de explosivos, armas, municiones, de narcotráfico y de contrabando de tabaco. Sobre el tema te propongo conocer hoy.

El 8 de julio de 1982 se fundó la Técnica Canina en la Aduana General de la República de Cuba. En ese momento tenían 33 perros entrenados en las especialidades de detección de explosivos y drogas. Luego se creó el Grupo Nacional de la Técnica Canina. Y actualmente existen más de 120 unidades cinófilas (hombre-perro) en todo el país. Además en la Escuela de Preparación y Adiestreamiento del Ministerio del Interior (MININT), el perro y su entrenador reciben capacitación a tono con las circunstancias actuales.

El perro: razas utilizadas por la Aduana de Cuba

A un perro bien entrenado le basta una molécula de una sustancia para que sus 300 millones de células olfativas la detecten. Las razas más efectivas y que la Aduana utiliza son el Cocker spaniel, el Labrador retriever y el Springer spaniel inglés. Son razas juguetonas, medianas y pequeñas, muy dóciles y atractivas a la vista. El labrador posee una obediencia e inteligencia activas y la mayoría empiezan a mostrar compresión de órdenes simples en menos de 5 repeticiones. Las otras dos razas que se usan graban las órdenes de su dueño cuando se las repiten de 5 a 15 veces.

perro-razas

Los Cockers y Springers spaniels son los más empleados en el trabajo con la droga, por sus características temperamentales. Mientras los labradores son idóneos para la detección de explosivos pues son canes calmados y seguros, características imprescindibles en esta actividad. Como curiosidad, te comento que todos los perros durante su período de labor les ofrecen servicios de baño y peluquería de acuerdo con los criterios estéticos de su raza.


Entrenamiento del perro

Para entrenarlos primero les realizan el test de prueba que permite declararlos actos para la actividad. Luego, pasan por el período de socialización. En este tiempo se identifican con su dueño, juegan buscando objetos y son recompensados por encontrarlos. Después hacen el entrenamiento general y por último cumplen la etapa de especialización en drogas, explosivos u otra sustancia.


En Santiago de Cuba, por ejemplo, para empezar los especialistas se cambian de ropa. Después atienden a los canes para que hagan sus necesidades fisiológicas y luego desayunen. El entrenamiento de los cachorros inicia con ponerles nombre y que ellos obedezcan al llamado. Curiosamente responden solo a la voz de mando del técnico que se les asigna. Además en esta etapa se les incorpora el uso de los collares y cumplen las otras etapas comunes del entrenamiento.

Los perros tienen hasta ocho años de vida en el trabajo operativo. Ya a esa edad comienzan a perder reflejos y se desencadena el proceso para la jubilación. Sin embargo, otros los retiran antes de ese tiempo por enfermedadad. Por ejemplo, Betzi, la Cocker Spaniel del Área de Despacho Mercantil Moa (ADM Moa). Ella estaba especializada en búsqueda de explosivos y se retiró por inhibición (miedo).

El tema del trabajo con los perros no acaba aquí. Te propongo conocer en el próximo post cómo actúan los canes en la escena. Compartiré cómo se desempeñan después de que han superado su entrenamiento especializado. Recuerda suscribirte al blog para que no te pierdas ni un detalle de todo cuanto publicamos. Síguenos en las redes sociales y comparte con nosotros tus preguntas y sugerencias. El correo es otra forma de mantenernos en contacto. Si te interesa conocer de algún tema en particular sobre la Aduana de Cuba, hazlo llegar por alguna de estas vías. Esperamos por ti.