Trump prohíbe vuelos comerciales a Cuba menos a La Habana

vuelos comerciales portada


El gobierno de Estados Unidos prohibirá a las aerolíneas estadounidenses volar a los nueve aeropuertos internacionales en Cuba, con excepción: del Aeropuerto Internacional José Martí, en La Habana. A partir del 10 de diciembre próximo se hará efectiva la medida que aumenta la presión de Donald Trump sobre Cuba afectando directamente al turismo, las inversiones y el envío de combustible a la Mayor de las Antillas.

Destinos afectados

Los nueve destinos afectados son: el aeropuerto Internacional Ignacio Agramonte, en Camagüey; el aeropuerto de Jardines del Rey, en Cayo Coco; el aeropuerto Vilo Acuña, en Cayo Largo; el aeropuerto Jaime González, en Cienfuegos; el aeropuerto Frank País, en Holguín; el aeropuerto de Sierra Maestra, en Manzanillo; el aeropuerto Juan Gualberto Gómez, en Matanzas; el aeropuerto Abel Santamaría, en Santa Clara, y el aeropuerto Antonio Maceo, en Santiago de Cuba.

Los vuelos comerciales de aerolíneas como JetBlue, Delta y American Airlines están entre las próximas cancelaciones. Directivos y representantes de estas compañías se pronunciaron con relación a la disposición. JetBlue aseguró “Estamos comenzando a trabajar con nuestros distintos socios gubernamentales y comerciales para comprender el impacto total de este cambio en nuestros clientes y operaciones en Camagüey, Holguín y Santa Clara”. Los vuelos comerciales a estos destinos cubanos están sesgados.

Por su parte, American Airlines informó que estaba revisando la decisión de Estados Unidos. “Continuaremos cumpliendo con la ley federal, trabajando con la Administración y actualizando nuestras políticas y procedimientos con respecto a los viajes a Cuba según sea necesario”.


Otras restricciones relacionadas

Esta medida se suma a otro grupo de disposiciones entre las cuales destacan: prohibir a los cruceros de EE UU que visiten la isla, restringir los viajes culturales de ciudadanos norteamericanos a cuba, así como las visitas con barcos y aviones privados o comerciales. Igualmente, la Administración de Estados Unidos decidió aplicar sanciones a los petroleros que transportaban crudo de Venezuela a Cuba y permitir demandas contra compañías extranjeras que se benefician del uso de propiedades confiscadas a estadounidenses o cubanos que luego obtuvieron la ciudadanía del país del norte.

También, arrecian las restricciones para impedir que el gobierno cubano alquile o compre aviones, así como partes y piezas para el funcionamiento de las aerolíneas estatales. Por ejemplo, ahora Cuba no podrá alquilar una aeronave mexicana si más de 10% de las piezas del aparato son de fabricación estadounidense. Esta última ley obligó a la aerolínea Cubana de Aviación a suspender sus vuelos comerciales a México, Venezuela y a otros destinos del Caribe.

Viajes por mar

En el caso de la navegación, el gobierno cubano necesitará nuevas licencias de exportación y reexportación de embarcaciones; sin definir en la directiva estadounidense, a qué tipo de flotas se refiere ¿de recreo, pesca o de carga?

Por su parte, el Departamento de Comercio estadounidense recibió directivas que establecen límites a los equipos de telecomunicaciones que el gobierno cubano puede recibir sin la necesidad de una licencia. Lo anterior forma parte de la revisión del contenido de la llamada “Política de Licencias hacia Cuba”.


En otro sentido, no se permitirán las donaciones a Cuba por parte de organizaciones como Pastores por la Paz. Solo se admitirán aquellas que no terminen en manos del gobierno cubano.

Respuesta cubana

Desde que comenzaran a circular las medidas estadounidenses contra la isla el Ministro de relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez Parrilla y el Presidente cubano Miguel Dúaz-Canel Bermúdez se pronunciaron en torno a las directivas.

El primero, compartió un tuit en el que asegura que las medidas “son actos adicionales de bloqueo económico, representativas de una política en bancarrota moral, aislada internacionalmente y promovida por un gobierno corrupto”. Mientras que el mandatario compartió en la misma red social que “Esta acción es expresión de impotencia, degradación moral y desprecio imperial. Es un acto inhumano, cruel, injusto y genocida que rechazamos enérgicamente. No nos rendiremos y daremos soberana respuesta”